« mandinga

Mandinga posts

นู๋ ใบเฟิร์น
Mandinga - Zaleilah (Official Video)
Mandinga - Zaleilah (Official Video) by Cat Music Buy the single from iTunes: http://bit.ly/Mandinga-Zaleilah Playlist Mandinga: https://www.youtube.com/watc...
39 minutes ago
Víctor Fernández
Una pariguayada Dominicana.
Cuando esta nota escribía no había diccionario de dominicanismos, o al menos no lo conocía, ya todo ha cambiado.  Esta es una historia que refresco tras + de una década.                        Una pariguayada Dominicana       Read more ...       En una reunión de conocidos quedé privao de un golpe por estar privando de jovencito al ponerme a montar en bicicleta en una terraza que no da ni para patines, y por comparón no quise reconocer que cada cosa tiene su tiempo, así que me puse a darle a los pedales mientras uno de los niños, jugando, me hizo Tingola.  Si no es por una tía jamona del jodío carajito que estaba ahí con él y que tiene la suerte de estar buchúa, no se me queda enchivao en la garganta el bendito San Antonio que estuve a punto de decir. Pero por poco me jode el galillo.           Estuve a punto de armar un rebú porque al ver la cara que puse, mi hijo mayor que no pierde tiempo para armar un rebulú,  aunque estuviéramos en un can, no iba a permitir que por la chercha que había, fuera a quedar mal parao su papá, que dicho sea de paso, ya está bastante arrugaíto.           La verdad fue que, de pronto y no se sabe de dónde se destapó un olor a chumicuí.  Al mirar hacia todas partes, vimos a uno que parecía paracaídas con un chorcito  y unas chancletitas que dejaban ver un conato de mazamorra al final de aquel par de canillas. Más parecía pitcher de guagua afrentoso que invitado. Un muelú ayantoso era lo que parecía, y de una vez se reburujó a quitar gente a dos manos para opinar sobre lo que hay que hacerle a uno en el galillo, cuando hay un deguabine de ese tipo, especificando que no hay que enculillarse ni ponerse a cuquear, ni hacerle ¡güeje, güeje!  a uno dizque que es guapo. Porque si usted no lo es y se pone a hacer aguaje y resulta buchi pluma na’ má’, por estar de aguajero o fantasioso, le puede salir un cocotazo bien dado, por parejero que parezca.           Pero resulta que el cacoerrola este con más ñáñaras y rámpanos que Checheré estaba comiendo cocaleca, se había echao’ unos calimetes en el bolsillito de la camisa y se friquió porque los calimetes le voltearon la funda y armó tremendo reguero,  y ahí fue que ¡ñéquete! Se le zafó un ¡coño!           ¡Ay ñeñé! La jamona se volvió y ñáquiti  le dio esa mentá de madre, que no hubo menta que le quitara el mal sabor que debió quedarle. Y al cara de relambío le dio como un  teperé porque parece que la jamona tenía su trompo embollao  con él pensando que era un paracaidista. Y el tipo to’ deguañangao como andaba, resbaló en las cocalecas y aployó la funda con la cutara que andaba y volteó un montón de tarecos y quedaron tereques a diestra y siniestra.            Mientras lo anterior pasaba, el dueño de la casa entraba con una bandeja llena de yaniqueques,  con una cara de pariguayo que no tenía nombre, to’ echa’o pa’ alante para que la grasa no le ensuciara la camisa, y tan pronto llegó, sólo pudo decir: _¡“fó”qué vaina es esta! cuando le llegó la mordida del bajo.           Ese hombre que venía dispuesto a deplayarse en un cheilón que había en la terraza para entrarle a una fría, cuando le dio el olor a chinchilín se espabiló, soltó un _¿carajo quién soltó al perro? Que retumbó en el patio.  _Tu tá’ pasao o tú tá’ totao,  si aquí no hay perro. Le dijo la mujer. _ ¿Y el toyo este y el bajo de qué son? Porque los trastes de la terraza los traje yo esta mañana en una voladora con un canchanchán  que tiene unas chancletas de cuando Cuca y Rotetán que jieden  má’ que el carajo, pero no a mierda.             Fue en ese momento cuando el dueño de la casa vio al compinche de su canchanchán y trató de arreglar la metida de pata, agregando, “por suerte me di cuenta de que era el macuto en que trajimos las cervezas lo que jedía”.           Y ahí fue que el manganzón que me había hecho tingola, volvió a aparecer como un  matatán, a mil,  en una fuñía bicicleta to’ detartalá’ y se fue a estrallar contra el dueño de la casa, que dio un brinco, soltó los yaniqueques  y fue a dar con la cabeza contra un tubo de chimenea de cuando “Lilí'”.  Tuvimos que salir juyendo a echarle agua en la cabeza, encima de una batea para no mojar el piso de la casa, antes de llevarlo al hospital, porque al carro había que yompearlo para que prendiera y en el barrio no apareció nadie con unos cables.           Así fue que lo único caliente que le pudimos dar fue un “medio pollo”, porque había un cafecito caliente a mano…y eso salvó la situación.           Mientras afuera seguían tratando de jompiar  el carro con alguien que pasara.           Uno de los hijos del dueño se cortó con vidrio inglés  de un viralata del barrio y la maldición fue mayor, cuando levantó el pie para sacar la batería y le cagó el pantalón de caqui a su otro hermano.           Descubrieron que la batería tenía un cable pelado y buscaron teipi para arreglarlo y beepiaron hasta checheré para ver si conseguían ayuda. Pero no se resolvió el problema. Y hubo que volver a lo de los cables. Pero nada. Nadie tenía cables. Y la fuñía batería parecía muerta. No quedó  más remedio que dar un tarjetazo y comprar los cables.            Los cables estaban de caché, completamente ápero, pero no había batería. Fue ahí que el hijo mayor pensó en pedirle ayuda a la chivirica que atiende la tienda de auto adornos que siempre le había tirado y se la ponía fácil. Pero la joven había olvidado su lonchera en la casa y dijo que tenía que comer algo y que no podía prestar la batería si ella no iba, con su segunda intención, claro está. El hijo, hizo el sacrificio y le ofreció de los yaniqueques de la casa, con el aditivo de una fría y casi con la esperanza de que le saliera algo por la ayuda.           La tipa salió del auto adorno, le dijo a alguien que volvía enseguida y se metió en la cartera, para sorpresa de todos, tremendo jierro. _¿Oye y ese kimbo para qué es? Preguntó el hijo. _ La cosa no tá’ fácil, hay que tener su po-pó. Le contestó la joven. _Tanibol, le dijo él, ¿tú no me tienes confianza? _Deja tu tany, tú sabes que no es por ti.           Tremendo bembe que puso al decir: _Huummm. Pero después de todo, bembón ya era, antes de ponerlo. Que no le dijeran bembú no era más que cuestión de suerte.           Batería en mano, chivirica con promesa de yaniqueque y fría, y bembón con cables, arrancaron a resolver el problema, pasando por un bollo de gente que estaba en la esquina dando ojo pa’ ver lo que pasaba. Y allá iba el hijo a bregar para resolverle el problema al papá, que a lo mejor le daba una pela e’lengua por estar ofreciendo lo que no estaba seguro que habría. Pero así es nuestra realidad de clase media baja.           El bufeo si algo salía mal, venía. Como caña pa’l ingenio.            Había que hacer un bulto al llegar, de alguna forma, aunque después le dijeran bultero, porque si se descuidaba y le hacían capú con la batería, se las iba a ver más negras que cuando se va la luz.            Así que tan pronto llegó a la casa, al primero que vio le dio un  roquitoqui …y el agraciado resultó ser el jodón del carajito que me había hecho tingola, que salió como una ambulancia con un enfermo de urgencia, donde la tía jamona, a darle muela contra el hijo del dueño de la casa.           La tía pensó en voz alta: _Esto tiene cocorícamo. Y luego, sin  decir nada más en alta voz, pensó que mejor era cambiar el tema y le dijo al sobrino: _Mira la cota que tiene en el cuello por andar poniéndote dizque cadena de plata kukiká, de marca Carabelita y pasarte el día juyendo de arriba abajo.           Pensó para sus adentros, “qué bien salí del lío en el que me pude haber metido, por que el fulano de la fiesta, el perencejo este de las cutaras  y el sutanejo de allá fuera no me parecen muy normales. Así que mejor aprovecho para darme ferré y así me hago la chiva loca en el baño, por si hay que salir a llevar al agolpiao’ al hospital y ver si al fin me sale algo. No quisiera que el roquiquierda de mi sobrino me meta en disgustos con nadie”.           Después de todo yo soy fifty-fifty.  Y la gente popof como yo debe estar bien siempre con todos. ¿O es que se creen que yo soy una chivita jarta de jobos?           Mientras tanto, al dueño de la casa le habían dado un dry clean por si tenía que irse finalmente a chequear al hospital, porque aunque parecía un “sanqui” por los cabellos, el tipo no era un sanqui panky.           Mientras afuera el cepillo del dueño de la casa por fin prendió, aunque quedó todo enchumbao de sucio, por que el fofo del hijo mayor llegó debaratao de cargar la batería y se arremolinó del carro hasta más no poder. Pero después de todo si su papá se enteraba de que en el día de mañana iba a brillar, tenía la excusa de que tuvo que ir donde la chivirica de la tienda de auto repuestos a pagarle el favor del préstamo de la batería.           El cepillo tenía pegotes de grasa no sólo en los polos para evitar el sulfato, sino por todos lados, pero al menos prendía.           Mientras arreglaban el carro, un bojote de tigueritos daba vuelta y correteaba por los alrededores mientras un vecino mirón se daba su viaje de arroz del mediodía en la media tarde. Y la barsa de palomos del barrio pasaba una rumba de veces cerca de la chivirica que se había sentado en una piedra y se le veían los panties.            El más viejo de los palomos con un bozo ya bastante grande parecía ser el más interesado y apunto de fajarle a la mujer.            La chemba del fofo del hijo del dueño del carro, llegó a su punto culminante y éste que estaba a punto de que le diera un yeyo por todo el esfuerzo realizado, decidió antes de que le diera el patatú meterse algo en la chola para ir calentando los motores. Lo único que encontró fue una Chola de Juan Dolio que tenía un par de días y como no era lo más apropiado se fue a buscar los yaniqueques,  a los que le habían dado mandinga aunque los recogieron del suelo, por aquello de “lo que no mata engorda”. Y lo único que encontró fue un  par de panes de agua medio tiesos,  y como no había  mantequilla le puso bayonesa y le ofreció uno a la chivirica que se quilló  porque ni le habían cumplido, ni veía la fría ni parecía que le iban de dar jíbriga. Puso unos buches  de aquí nos vamos a joder todos, se puso las dos manos en la cabeza apuntando directamente los sobacos hacia el fofo del hijo, se amarró un babonuco en la cabeza, bajó los brazos hasta la cintura y así, en posición bueno “¿dónde está lo mío?” agarró con ambas manos su  mameluco se lo levantó todo lo pudo hasta enseñar que lo que se le había visto debajo, no eran los panties sino unos chors  blancos que tenía y dijo: _Estos pantaloncitos no serán grandes, pero están muy bien puestos. Esto no será un jonsú, pero aquí adentro está una mujer de palabra y probada…El que promete cumple. O me buscan mis yaniqueques y mi fría o aquí va a correr la sangre           Lo único que el fofo llegó a decir fue: _El flú. Y recordó el jierro que llevaba la chivirica.          En eso salió la mamá que sólo oyó la palabra final y la concluyó de esta manera: _El flú será lo que tu papá va a tener que usar para que lo entierren, si tiene que soportar más pesares en el día de hoy. Todavía no se siente bien y quiere saber en qué es que tú estás, que no le has dicho nada del cepillo.          Esta parecía la oportunidad de hacerse el loco para el fofo, y le respondió: _ Hicimos un arreglo a la Brigandina esta preciosa joven y yo, pero falta material para saldar la promesa. (Los elogios y el limpisaquismo siempre ayudan al dominicano). _Dale una mente de cacaíto  hasta que sepamos qué le ha pasado a tu papá, muchacho. _Lo que pasa es que hablando como los locos yo le prometí unos yaniqueques y una fría, y ni yaniqueques ni fría. _Pero dile que estamos en un patín, en un juye-juye que tu papá está malo. _Doña. Si usted cree que yo estoy en la edad del pavo, se equivocó, yo ‘toy quillá, pero yo entiendo. Lo que yo quiero no e’ muela, e’ quijá. _ Pero muchacho, quijá con ella. _ Mamá, lo que pinta que es … _Deja el tilili tililí, hazlo de un cantazo. Y dirigiéndose a los tígueres del barrio que sólo miran y oyen, les dijo la chivirica: _Y a ustedes tiguerones, dejen de estar comiendo boca.           La tía del carajito jodón que me dio la tingola me comentó: _ Mire eso, quien lo hubiera dicho, la mamá está como la gatica de Maria Ramos que tira la piedra y esconde la mano. Si su marido se entera de en lo que mete a su hijo, en qué no se meterá él.           Y yo pensé:  _¿Y esta mujer dando carpeta? Y ahí mismo llegó el hermano menor a comer ojos también.           Y el papá, que de alguna forma se había levantado, con una mano en la cabeza donde se había hecho un chichón, le cayó a batazos a la puerta de la calle y preguntó: _¿Pero es que me van a dejar morir? El fofo le contestó: _Es que la piña está agria. _ Mijo, dale gaveta a esa ropa y no le saque los pies. Así que deja de coger cuadre Y PAGA TU PAYOLA. Que tu disco no te lo van a hacer sonar gratis.            Alguien que pasaba comentó: _ Si se ha tirao’ a cuchocientos mil, uno más no es na’. _ Viejo, es que me tienen en un tirijala. _Mijo, déjate de vainas. Las cosas han cambiado, la virginidad ahora es de cuando Cuca bailaba. _Si eso lo dice usted porque no está entre Luca y Juan Mejía. Usted no ve las manotas y las patazas que tiene esa mujer. Yo estoy chivo con eso. ¿Usted no sabe lo que se dice? Yo no quiero caer en un océano. _A mi me da tres pitos. Y no me voy a pasar el resto de la tarde arrecostado del marco de la puerta por que tú dudas en arrempujárselo a la joven. _Me acabo de arrecordar de que el cepillo ya prende. _Pues arreguíndense del estribo del cepillo si hace falta, que para el hospital vamos, antes de que me vaya a poner malo.  _Pues llévense a papá, que yo voy por una cervezuam a pagar…mi cuenta. Y por favor, pongan a cargar agua, por si se va la luz. _ Oigan, si no ha habido luz en toda la tarde.           La abuela sale de la casa y afirma: _Por fin llegó la luz (aplauso de fondo). _Pues vámonos todos papá, que maneje manito, pa’ que nos deje a ella y a mi  después que cruce. _Na’ má’ falta papá que me diga “por donde pueda chofer”. Él se va a beber y Dios sabe a qué y yo al hospital y a fuñirme. _ Te equivocaste manito, yo me voy a devolver la batería y a pagar una deuda. Pero no me preguntes que a ¿quién le debo dos pesos?, para no tener que responderte. Y por favor, pásame la varilla para no salirme del carro.           Lo último que oí cuando arrancaron en el cepillo fue “estrálla pa’ que cierre bien”. Sentí deseos de gritarles “Duarte con París, Parque Enriquillo, Los Mina, Nueve, Teleantillas, Ovando, Aires, Peña Balle”. Pero no lo hice. Aunque pensé:  -Péguense más que ahí cabe otro.           Se fueron de la casa y no quise abandonarla porque todavía había gente y yo no tenía a dónde ir, así que entré y lo primero que me encontré fue una caja de Galletas Danesas. Una galleta no me iba a caer mal, así que  la abrí y sólo encontré hilo, agujas y botones. ¡Dominicanos, qué podía esperar!           Quizás quedaba alguna fría en la nevera, así que haciéndome el chivo loco, la abrí y en el freezer encontré un tarro de helado y volví a cometer el mismo error. En vez de helado, sólo encontré habichuelas congeladas. Fue entonces que a mis espaldas sonó una voz, que poniéndome algo contra las costillas me dijo: _Quitimani.            ¿Katimani?, pensé. Se metieron los ladrones. ¡No!. Estaba equivocado. Era el jodoncito que lo empezó todo, jodiendo una vez más. Al volverme me dijo: _Llévame al fuin-fuán.           ¿Al fuin.fuán? ¿Hay un jodío columpio en esta casa? Sólo me falta que la tía venga ahora y me comience a cantar “que pase la señorita, cuidado con la de atrás”….o “manbrú se fue a la guerra”…”pavo, pavito, pavo”. _ Mira carajito coge unas bolitas de esas que están ahí en esa mesita y ponte a jugar con tu tía “por lo do’ pegamanito y to’” o “ponte y meneo” o “pon el puño o taquito” antes de que te haga “cooooccaaaaaa”, ¡carajo!  Y el carajito salió corriendo a donde su tía a decirle que yo le había echado una mala palabra.           Y mientras todo esto pasaba, no había vuelto a ver a mi hijo mayor, que parecía que se lo había tragado la tierra. Pero realmente no era así. Era él el que se quería tragar a una tierrita, o quizás debo haber dicho a un grillo. Pero esa es otra historia, pequeño Adam.   DICCIONARIO DOMINICANO mayormente de este cuento. Afrentoso - Individuo con una mezcla de inoportuno y fresco (atrevido). Aguaje – Alarde. Aguajero - Cuentista, mitómano, muelú que ayanta o allanta (da la impresión de saber) y vive del cuento; habla mucho y no hace nada. Aguajero, Parejero, Fantamoso - Persona que dice tener la capacidad de hacer algo, pero es poco probable. Alante - Descomposición y forma corta de decir "delante" o hacia "adelante". Aployar - Presionar. Aplastar B Babonuco - Manto o paño que se pone en la cabeza. Barsa, Rumba - Ver bojote. Bayonesa - Léase "mayonesa" en español. Beepear (Bipear) o Beepiar (Bipiar) - Acción de enviar un mensaje a través de un radiolocalizador (beeper). Bembe - Labios gruesos. Bembú - Persona con bembe grande. Bojote - Refiérase a mucha cantidad. Bollo - Grupo de personas muy juntas. Bozo – Bigote en ciernes. Bregar - Trabajar con, lidiar con. Brillar - Salir en horas de clases debiendo estar en ellas. Buche – Cachete. Buchipluma - Un aguaje, allante o ayante. (Mucha espuma y poco chocolate. Buchúa - Con mucho dinero o  con muchos buches. Bufeo - Relajo. Bultero - Persona que hace mucho bulto. Bulto - Alarde. Cacoerrola - Individuo con cabellitos incipientes y cabeza redonda cual canica. Calimete - Sorbete, pajilla, popote. Can - Fiesta, bonche o en su defecto, entusiasmo con algo o con alguien. Canchanchán - Compinche, cómplice, compañero. Canillas - Piernas flacas. Capú - Cuando se le arrebata algo a una persona. Cara de relambío - Persona que por su cara, nadie cree que está hablando en serio. La mayoría de las veces tiene buena intención. Cepillo -Volkswagen del siglo pasado de dos puertas. Cocaleka o Cocaleca - Palomitas de Maíz, Pop Corn. Cocorícamo -  Está raro.  Elemento extraño (Ej.: Eso   tiene Cocorícamo).      Cota  -  Sucio  acumulado  en los pliegues del cuello. Cuquear - Molestar. Chemba - Refiérase a bemba. Chancleta - Sinónimo de sandalia. También Cutara. Chercha - Can, gozadera, fiesta o reunión animada. Chimicuí - Puede denotar mal olor o de rostro raro. Chinchilín - Olor peculiar, inexplicable. Chivirica - Persona (en el 99% de los casos mujer) de alegría dudosa, generalmente expresada en presencia del sexo opuesto (varones) con el propósito obvio de llamar la atención del mismo. Chivito jarto de jobo - Persona que se cree la gran cosa, pero no es nadie. Chola - Ver Chamba. También un pan de coco que hacen en Juan Dolio. Chor - El plural es chore’. Short o pantaloncito corto. D Darse Ferré - Maquillarse, arreglarse. De caché   -   Está  full  (completo),   bonito,   ápero .     (siempre sin  la letras “s” y equivalente a excelente). Deguabine - Algo (o alguien) en malas condiciones Deguañangao, deguañingao  -  Muy cansado. Deplayarse - Colocarse en posición generalmente horizontal durante horas, ya sea viendo TV o simplemente haciendo "nada" por horas. Dry Clean - Proveniente del Inglés. Significa limpieza y arreglo, especialmente antes de una actividad. E Embollar - Acción de agrupar cosas de forma desordenada, generalmente para ubicarlas en un lugar. Ejemplo: Se embolla la ropa para echarla al canasto. Enculillarse - Coger pique. Incomodarse. Enchivao - Atascado. Enchumbado - Embarrado. F Fifty-Fifty  -  Léase una persona de "high class" o de clase alta. Flú - Saco y corbata. El verbo sería: Enfluzarse. Fó - Expresión usada para denotar un mal olor percibido. Fofo - Persona con tendencia a engordar, pero no es gordo con masa dura, sino flácido. Friquiao - Persona que está asustada por algo. (Ej.: se friquió). Fulano, Perencejo y Sutanejo - Utilizados para referirse a varias personas sin mencionar nombres en específico. G Galillo - Voz aguda. Se le atribuye a una persona capaz de vocear fuertemente. Güeje, güeje - Burla. J Jamona - Mujer que no se ha casado a pesar de su edad (varía según la época). Actualmente se considera a la que pasa de los 30. Jompear o Jompiar  (yompear o yompiar) - Acción de ponerle los cables a un carro cuando se le descarga  la  batería. K Kimbo, Po-pó, Jierro - Pistola. Kukiká  (Cuquicá) ,  Carabelita   -   Objeto  barato, las más de  las  veces de mala calidad. L Lonchera - Derivado del vocablo inglés Lunch. Utensilio usado para llevar la comida. Luz - Servicio eléctrico. Electricidad. (Ej.: Se fue la luz). M Macuto - Se refiere a bolso, bulto, cartera o cualquier instrumento utilizado para cargar objetos personales. Mameluco, Jonsú – Overall. Vestimenta. Mangansón - Persona que es muy grande para hacer una actividad específica. Mazamorra - Enfermedad en los pies. Produce agudo pie de atleta o sicote. Matatán, Bacano o Bichán - También sinónimo de Mayimbe. Utilizado para referirse a un individuo que es lo máximo en algún área específica del conocimiento o quien demuestra habilidades extraordinarias para algo. Medio pollo - Café con leche en tacita pequeña. Menta   -  Se  utiliza  para referirse  a  todo  tipo  de caramelo. Mentá  -  Mención, recuerdo. Casi siempre en alusión a los progenitores. Mochar - Cortar. Ñ Ñáñara - Pequeño pelado, herida pequeña, una Ñáquiti - Para decir que algo sucedió Ñéquete y/o ñeñe o ñeñé - Tienen igual significado y se utilizan indistintamente para expresar la no disposición o negación a dar o compartir algo propio. (Ej.: ¡¡ay ñeñe!!). P Paracaídas -  Persona  que se  mete en una fiesta sin  ser invitado. Pariguayo - Es un hombre tímido que no se atreve a sacar a bailar o a cortejar a una mujer. Pasao - Adjetivo, utilizado para desaprobar la acción de otra persona. (Ej.: Fulano tu ta' pasao!!) Patatú  (Patatús) - Yeyo. Generalmente se omite la “s” en la pronunciación. Pegote - Pedazo de algo. Pela e' lengua - Regaño, boche. Picher - Persona cuya función es cobrar, vocear y acomodar los pasajeros en una guagua (colectivo, camión o transporte público o privado de capacidad mayor que un carro). Popof - Ver Fifty-Fifty. Clase alta. Privao - Estado anímico que viene luego de recibir un golpe. Privar - Cuando uno posee una cualidad o alguna prenda u objeto que puede ser envidiable. (Ej.: El priva que sabe mucho). Entonces, se convierte en un comparón. R Rámpano - Descomposición y agrandamiento de una ñáñara. Ñáñara en grado superlativo. Se diferencia de esta en que su curación no es casera pues generalmente cuando se tiene un rámpano hay que recurrir al médico para recibir atención. Rebú, rebulú- Forcejeo. Lío. Rebulujado, Rebuluteao o Reburujao - Algo desordenado o desorganizado . Roquiquierda - Refiérase a una persona sumamente difícil de tratar, y que le lleva la contraria a todo el mundo. Rosca izquierda. Roquitoqui - Golpe que se da normalmente en la cabeza con el dedo mayor doblado, de arriba hacia abajo. Coscorrón. R Sanqui - Persona de raza negra, que priva en que sus cabellos se pusieron rubios estando en la playa. No  es más que una decoloración, con los moños  (cabellos) enrollados hasta más no poder. También se le conoce como Sanqui Panky Sobaco – Axila. T Tanibol o Tani - Tienen el mismo significado y se utilizan como manera de solicitar tiempo o pausa en algún juego de campo (el topao, el escondido, etc.). Es también utilizado para interrumpir y pedir aclaración de algo, cuando obviamente no se está comprendiendo de lo que el otro está hablando. Tarjetazo - Acción de pagar con tarjeta de crédito. Teipi   -   Derivado  del  vocablo  inglés  Tape.  Cinta Pegante. Teperé  - Algo malo en cuanto a salud. Desconocido.(Ej.: Le dio un teperé). Tereque o Tareco – Trasto, objeto cualquiera. Tingola - Golpe con el dedo pulgar y el dedo mayor que se aplica en la nuez de Adán. Totao - Persona que no está en nada. Toyo - Algo mal hecho. Trastes - Todo lo que se friega. V Viaje - Sinónimo de bojote. “Un viaje de arroz". Viralata - Denominación utilizada para referirse a un perro de raza indefinida y generalmente color "caqui". Proviene del  volteo (virado) de latas y zafacones en busca de comida. Voladora - Transporte colectivo de menor capacidad que las gueguas, el cual se caracteriza por desplazarse a altas velocidades. Se les dice también guagüitas. Y Yaniqueque - Torta de harina, derivada de la frase Johnny's Cake, muy popular entre los barrios. Suele acompañarse de huevo, queso, salami, cebolla y otros condimentos. Yeyo - Mareo fuerte. Frases cotidianas del dominicano ü  Cuando algo se hizo rápidamente - Lo hice a la brigandina (Brigg and Dina). ü  Enamorar o convencer - Dar una mente de cacaíto. ü  Frase usada para cambiar de tema - Hablando como los locos... ü  Si estás trabajando en contra del tiempo - En un patín, en un juye-juye. ü  Edad del pavo - Edad o momento en que te ríes por cualquier cosa. ü  Cuando algo parece ser lo que es - Pinta que es... ü  Repitiendo lo mismo - Con el mismo cuento, con un tililí-tililí. ü  Si hiciste algo de una vez y para siempre - Lo hice de un cantazo. ü  Escuchar conversación ajena - Deja de estar comiendo boca. ü  Si haces algo y luego lo niegas, te dicen que eres - La gatica de María Ramos, que tira la piedra y esconde la mano. ü  Dando carpeta - Molestando. ü  Entrar a una tienda sólo a mirar - Entrar a comer  ojos. ü  Abrió la puerta con violencia - Le cayó a batazo’ a la puerta. ü  La cosa está dura - La piña está agria. ü  Si se pone una prenda de vestir con mucha frecuencia - Fulano, dale gaveta a eso. ü  Alejarse de una persona - Sacar los pies. ü  Prepararse para una fotografía - Coger cuadre. ü  Para que un disco se pegue o sea exitoso en la radio - Tuve que pagar payola (Pay of law). ü  Cuando esperas a una persona y no va al compromiso - Me hizo plancha. ü  Cuando quieres decir una cantidad enorme - Sepetecientos, cuchucientos, cuchucientos mil, etc… ü  Si te dicen ve allí, luego allá - Me tienen en un tirijala. ü  Para referirse a tiempos antiguos - Cuando Cuca bailaba. ü  Para referirse a una dirección desconocida - Entre Luca y Juan Mejía. ü  Cuando las partes del cuerpo de una persona te estorban o impiden hacer algo, al reclamarles, generalmente maximizamos el nombre de esa parte - Tus patazas en el medio impidieron, la manota tuya... ü  Si estas dudoso de algo - Yo estoy chivo con eso. ü  Si no te importa - Me da tres pitos. ü  Sobre la letra "a" - Muchos verbos son víctimas del uso de la a: Arrecordar (Recordar); Arrecostarse (Recostarse); Arreguindarse (Colgarse); Arrempujar (Empujar) ü  Sobre la letra "m" - Cuando uno come algo sabroso, siempre le pegan al final a todas las palabras la letra "M". Ej.: Fulano, tráeme una cerve-zam!!!! Que que-em????? Que rico tá' etom. Por culpa de la electricidad:Pon a cargar agua, por si se va la luz.Por fin llegó la luz (aplauso de fondo). En el carro público:Déjame después que cruces.Por donde pueda, chofer.¿A quién le debo dos pesos?Pásame la varilla para no salirme del carro (se   usa para cerrar la puerta).Estrállala (estréllala) pa' que cierre bien.Duarte con París, Parque Enriquillo, Los Mina, Nueve, Teleantillas, Ovando, Aires, Peña Balle (Battle), entre otros.Péguense más, que ahí cabe otro. Costumbres del dominicanoUsted llega a una casa y encuentra: Caja de galletas danesas - Por lo general contiene hilos y cosas de costura.Tarro de helado en el freezer - Casi siempre son habichuelas congeladas. Juegos dominicanosQuitimani o Katimani. Tipo de juego. Dominicanismo de la frase "alto la acción".Fuin-fuán. Jugar en los columpios o "culumpio".Que pase la señorita, cuidado con la de atrás...Mambrú se fue a la guerra...Pavo, pavito, pavo...Bolitas - Muchas bolitas de colores. Entre sus frases más famosas están:       Por lo do' pegamanito y to'.       Ponte y meneo.       Pon el puño (para proceder con el lambeplato, que es un    chuchazo con una bolita en los nudillos. Por lo general deja una postilla).       Cocaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!! Notas: Y el que no sepa o esté seguro de lo que es un Tiguerito jodón, que fuñe má’ de la cuenta; o un carajito al que se manda a buscar una fría y hay que echarle dos coños y un carajo pa’ que se avive, creo que tiene que revisarse. Y ahí ni importa el limpiasaquismo de nuestros tiguerones, que se la buscan sin importar las vainas que tienen que soportar, ni importa el par de pendejadas que se le pegan para dar jíbriga, si finalmente consiguen un tumba panties. Porque el que se fuñe es el que se muere y más vale una tierrita o un grillo que una rascabucheada. ¡Llévatelo…Cundo!   Las palabras  que aquí no aparecen de “nuestro idioma”, búscalas en el diccionario anexo, si puedes.   Nota: EL DICCIONARIO NO LO ENVĺO…ESTÁ INCONCLUSO Y ES MUYYYY LARGO.  
50 minutes ago
Previous page >>